Crónica de conciertos: Adrian Levi. Sala Russafa, Valencia. 10-03-2018


russafa2

Mientras en el exterior de la sala Russafa reinaba la algarabía propia del inicio de las fiestas falleras, en su interior se hacía el silencio durante la presentación del nuevo disco de Adrian Levi, “Unexpected”. Un pequeño remanso de paz entre el caos que se adueña de la ciudad en estas fechas, con un público atento con los músicos que desempeñaron su labor, enormes músicos, en un marco especial elegido para la ocasión. Con una sobria puesta en escena, en penumbra, fueron desgranando los temas de “Unexpected” uno a uno, con las proyecciones ideadas por Joecar Hanna, sencillas pero efectivas.

russafa3El tercer álbum de Adrian Levi realiza un ligero cambio de registro hacia sonidos electrónicos, creados con buen gusto sin apartar la vista de las composiciones de Jordi Llopis, que permanecen en su esencia. Antes de aparecer en escena comprobamos el despliegue de medios e instrumental, con teclados y laptops, además de las guitarras, bajo y batería, de la banda. Una vez sobre el escenario, Adrian Levi y el grupo formado por Carlos Soler (teclados y bajo), Nacho Martín (teclados), Guillem Marco (batería) y Javier Sáez (guitarra y última incorporación, inesperada), abrieron fuego con “Put The Blame On Me” y sus graves sonidos que retumbaron en la platea de la sala con ese cambio de ritmo efectista que dota de intensidad al tema. La emotiva “Red Monsters” dio paso a “Soft Rain-Eyes” y su ritmo de bossa nova antes de interpretar “Tower Of Control” con sus aires orientales, el pequeño grano de arena que Adrian Levi aporta apoyando a las mujeres en su lucha.

russafa4Otro de los temas surgidos de la indignación es “A Boy Named Sue”, su respuesta ante el infame autobús naranja, en solidaridad con el colectivo LGBT. Adrian y Carlos Soler se quedaron solos unos momentos a la guitarra para recordar algunas canciones de su anterior trabajo, como “Fragile”, dedicada a su amigo Moussa, sobre el tema de la inmigración, o “Fall Inside”, tras lo que volvió la banda a sus puestos. “Forgive This Time” contó a los coros con Sáez, dando paso a la elegancia de “Don´t fail” para anunciar el final con “Days Are Gone” y su creciente intensidad. Como no podía ser de otra forma, el público pidió el bis, que recayó en otra canción antigua, “Dead Kisses”, de su primer disco, dedicada a Javier Gafotas y su labor con las bandas valencianas. La presentación de “Unexpected” se convirtió en un espectáculo de alto calado emocional, gracias a Adrian Levi por brindarnos su talento.

Texto y fotos: Carlos Ciurana

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.