Crítica de discos: Hazte lapón – “Tú siempre ganas. Parte 1 y 2”


Hazte lapón
“Tú siempre ganas. Parte 1 y 2”
El Genio Equivocado – 2018

El nuevo disco de Hazte lapón es el de su despedida, tras una década con Lolo y Saray al frente del proyecto. Un disco extenso, generoso en canciones, nada menos que 22 temas que han dividido en dos partes, con una primera titulada “La vida adulta (instrucciones de uso)” y la segunda “Tú y yo (y todos los demás)”, y una portada que parece reflejar el trayecto recorrido, recuerdos de su vida, familiares y amigos, como esos cuadros (con Lolo y Saray en ellos) que aparecen colgados en la pared. Además incluye un juego en su formato físico, que funcionará de modo interactivo según la canción que escojas escuchar, si eliges el orden aleatorio.

La influencia de Stephin Merritt, una de las referencias musicales de Lolo, se nota en todas ellas, del pop épico y emocionante de “La bolsa o la vida” a los guitarrazos de “La vida adulta” o el violín bucólico de “Un carrusel”, que le da un aire country. Con “Suiza” cobra protagonismo la voz de Saray, en una composición eléctrica, para volver a otra más reposada, “Como Vera y Vladimir”, sobre el largo idilio de los Nabokov. El sonido sucio de “Fantasías brutalistas”, con unas percusiones y violines desbocados, cierra la primera parte del disco, como si hubiera sido grabada con algún filtro. El interludio entre un álbum y otro se salda con un single que incluye “Amas la playa / Odias la playa” de sonido tropical, y “El desencanto”, recreación en clave dub de su tema “Encantadora”, con ecos y teclados.

“Maravillas de la insuficiencia” abre la segunda parte, como una especie de pop de juguete, con xilófono y teclados, para dar paso a “Trompe-l´oeil” y su sonido a lo Boo Radleys con trompeta y coros alegres. Saray vuelve a ponerse al micrófono con “Vidas de santos” en una melodía acelerada, respaldada por Lolo con un efecto a dos voces, siguiendo con “Todas las fiestas”, simplemente arrebatadora. Los Magnetic Fields de Merritt hubieran dado algo por crear una composición como “La paz mundial”, que encajaría perfectamente en sus discos. El pop de cámara de “Catalizadores del amor”, con acompañamiento de un sección de cuerda nos conduce hasta la delicada “Tú siempre ganas”, con una letra amarga, cerrando con el trepidante ritmo de “Yo los he visto” casi kraut, citando a distintos escritores rusos, músicos contemporáneos o la saga de “Star Trek”. Una extensa colección de canciones para degustar cuando Hazte lapón hayan desaparecido, que funciona a modo de legado de la banda.

Carlos Ciurana

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.